CONDICIONES ACTUALES

27/7/14


27-7-2014

26/7/2006
El día que Buenos Aires fue bombardeado por pelotas de hielo

Secuencia  del radar meteorológico (SMN) mostrando el acercamiento de la tormenta a la Capital Federal

Se cumple un nuevo aniversario de la histórica y por todos recordada (afectados o no) tormenta de granizo que afectó casi exclusivamente a la ciudad de Buenos Aires y que provocó un cambio de paradigma respecto de cómo la gente atiende, desde esa vez, a los alertas meteorológicos.

El día anterior a esta tormenta, el 25 de Julio, ya se sentida sobre la ciudad un ambiente que poco tenía que ver con la época del año. La temperatura ese día había superado levemente los 17°C y el punto de rocío se ubicaba en los 15° evidenciando una atmósfera baja muy húmeda.
Evidentemente un frente de aire cálido y húmedo ingresaba desde el norte del país al norte de la PBA, ayudado por la presencia de una fuerte vaguada que se encontraba frente a las costas de Chile (una situación muy típica en realidad).

Ya ubicándonos en la jornada del evento volvemos a decir que todo comenzó con temperaturas bastante elevadas para la época, en torno a los 16°C de valor mínimo por la mañana con alto punto de rocío y una presión en superficie de 1004 Hpa.
A media mañana ya se contaba con los datos termodinámicos gracias al radiosondeo lanzando sobre el aeropuerto de Ezeiza. El gráfico mostraría una atmósfera potencialmente muy inestable y decimos potencialmente porque haría falta tan solo una mínima perturbación para que toda esa inestabilidad contenida por una clara inversión térmica se liberara.

Finalmente pasadas las 13 horas eso ocurrió. Una fuerte tormenta a unos cuantos kilómetros al noroeste de la Capital comenzaba a formarse y, ayudada por un flujo de vientos a 5000 metros con dirección Noroeste-Sudeste, la tormenta fue organizándose y dirigiéndose directamente al área metropolitana.

La llegada de la tormenta fue un caos. Piedras de granizo de tamaños muy grandes, de hasta 7 cm de diámetro provocaron destrozos por toda la ciudad y también en los alrededores, por ejemplo, en zona oeste. Un dato no menor fue la duración de la pedreada la cual se extendió por casi 30 minutos, algo que es muy poco frecuente.
La intensidad de caída del granizo era tal que al ras del suelo se había formado una "neblina" que en realidad se trataba de los cientos de trozos de hielo que iban destrozándose al impactar contra el suelo.
Adjuntamos algunas fotografías recogidas de diferentes medios periodísticos.

Las "otras consecuencias" de la tormenta

El gran cambio que hubo en la sociedad a partir de aquella tormenta fue sin dudas el relacionado a los Alertas Meteorológicos. Fue desde esa vez que la palabra granizo comenzó a tomarse mas en cuenta y lamentablemente a generar durante un tiempo un pánico ante cada nuevo evento de tiempo peligroso, que por supuesto no volvío a repetirse con esa intensidad sobre la ciudad, aunque sí unos años después, en Abril del 2010, ocurrió en el norte del GBA (sobre lo cual tenemos este otro informe http://met-ba.blogspot.com.ar/2009/04/informe-del-tiempo-lo-primero-que-me.html).

Las compañias de seguro automotor, por citar otro cambio a partir del evento, comenzaron a publicitar fuertemente su protección contra granizo al momento de vender sus productos.

Al igual que la histórica nevada del 2007, la "Gran granizada" del 2006 será de esas fechas que nunca se van a olvidar, incluso para aquellos que están fuera del ambiente meteorológico ya sea amateur o profesionalmente.

Por supuesto que podés contarnos tus recuerdos sobre aquel día o compartir tus fotos y con gusto las agregaremos al informe. Podés contactarte escribiendo a meteoba@hotmail.com











Radiosondeo de la mañana de la tormenta

Imagen de satélite meteorológico de temperatura de topes nubosos en el momento de la tormenta



Falta para la PRIMAVERA 2017


MODELO GFS

Estaciones Meteorológicas